A Benito Juárez

¿Por qué si acaso fuiste tan patriota
estás comprando votos de a peseta?
¿Para qué admites esa inmunda treta
de dar dinero al que en tu nombre vota?
¿No te conmueve, di, la bancarrota
ni el hambre que a tu pueblo tanto aprieta?
Si no te enmiendas, yo sin ser profeta
te digo que saldrás a la picota.
Sí, san Benito, sigue ya otra ruta;
no te muestres, amigo, tan pirata;
mira que la gente ya no es tan bruta.
Suéltanos por piedad, querido tata,
ya fueron catorce años de cicuta...
¡Suéltanos, presidente garrapata!

Ireneo Paz




Mi abuelo, al tomar café,
Me hablaba de Juárez y de Porfirio,
Los zuavos y los platea-dos,
Y el mantel olía a pólvora…
Ese fue el abuelo de Paz. 

Ireneo Paz



Señor, las elecciones del domingo

Señor, las elecciones del domingo
fueron un solemnísimo fandango,
pues el pueblo mostrándose zanguango
la vez quinientas mil sirvió de mingo.

Ni dar siquiera pretendió un respingo
al notar que lo echaban en el fango:
¡preso de tus sayones en el mango
no llegó a hacer papel ni de relingo!

Por eso, santo, ante tus plantas vengo
y un proyecto “de chapa” te propongo
que te pruebe el cariño que te tengo:

declara que la patria vale un hongo,
declara que el país es Tianguistengo
y sácanos ¡pardiez! hasta el mondongo.

* * *

Tu prensa que te alaba por la sopa
hace en diversos tonos que se sepa
que tu candidatura ya se trepa
sobre todas las otras viento en popa.

Y aunque con las mentiras hace tropa
y por eso en sus cálculos discrepa,
ya no encuentra camisa que le quepa,
y ancha se está poniendo como estopa.

Mas hoy tu gente que al erario chupa
ve que no queda ya ni una zurrapa,
y eso, glorioso santo, la preocupa….

Si los quieres hartar hasta la chapa
haz un esfuerzo solo, grita ¡upa!
Y das un brinco y te declaras Papa.

Ireneo Paz













No hay comentarios: