A última hora de la tarde: la embestida del amor

Para William y Emily Maxwell

A esta hora del día
Uno podía escuchar el sonido de las planchas de calafateo
Contra los cascos del astillero.
El humo del alquitrán se elevaba entre los árboles
y grandes manchas aceitosas flotaban en el agua,
ondulando de manera desigual a
la luz del sol púrpura
como las superficies de bronce florentino.

A esta hora del día, los
sonidos se transmiten claramente a
través de los cálidos silencios de la luz del día que se desvanece.
Los campos de hierba se ahogaron
en olores de creosota y sal.
Más rico que el tafetán de dos colores, el
aceite flotaba en el puerto,
ameboide, iridiscente, flácido.
Me recordó las esbeltas extremidades
del David de Donatello.

Era encantador y ella estaba enamorada.
Habían llevado un bote cubierto a una de las islas.
Los sonidos de la ciudad eran débiles en la distancia:
traqueteo de carruajes, tumulto de voces,
gritos de perros en las cubiertas de las barcazas.

A esta hora del día, la
luz del sol revolucionó el mundo.
Los álamos se oscurecieron en filas
como sirvientes imperiales.
El agua lamió y lamió
en su lengua nativa y tranquila.
Oakum estaba en el aire y olía a hierba.
Habría olores fritos, cerezas y crema.
Nada diseñado por artesanos italianos
coincidiría con la perfección de esta noche.
El aceite encharcado fue un milagro de colores.

Anthony Evan Hecht 



"El lugar, el sufrimiento, las cuentas de los prisioneros estaban más allá de la comprensión. Durante años después desperté gritando."

Anthony Evan Hecht 



"La poesía opera por insinuaciones y sugerencias oscuras. Está llena de secretos y fórmulas ocultas, como la elaboración de una bruja."

Anthony Evan Hecht 


"Los misterios, como los ritos masónicos, son aquellos que los padres y los ancianos juran no revelar a los no iniciados, que incluyen a todos los niños. Y así buscamos señales."

Anthony Evan Hecht 



"Los niños saben desde una edad notablemente temprana que se les está ocultando cosas, que los adultos participan en un mundo de misterios."

Anthony Evan Hecht 


¡Más luz! ¡Más luz!

Para Heinrich Blucher y Hannah Arendt
Compuesta en la Torre antes de su ejecución.

Estos versos conmovedores, y siendo llevados
dolorosamente a la hoguera, se presentaron, declarando así:
"Imploro a mi Dios que sea testigo de que no he cometido ningún delito".

Tampoco le abandonaron el coraje, pero la muerte fue horrible.
El saco de pólvora no se encendió.
Sus piernas eran palos ampollados en los que la savia negra
burbujeaba y explotaba mientras aullaba por la Luz amable.

Y ese no era más que uno, y de ninguna manera uno de los peores;
Permitió al menos su lamentable dignidad;
Y tales como las oraciones hechas en nombre de Cristo,
eso juzgará a todos los hombres, por la tranquilidad de su alma.

Nos trasladamos ahora al exterior de un bosque alemán.
A tres hombres se les ordena cavar un hoyo
en el que se ordena a los dos judíos que se acuesten
y sean enterrados vivos por el tercero, que es un polaco.

Ni la luz del santuario de Weimar, más allá de la colina,
ni la luz del cielo apareció. Pero se negó.
Una Luger se acomodó profundamente en su guante.
Se le ordenó cambiar de lugar con los judíos.

Mucha muerte casual había agotado sus almas.
La gruesa tierra se montó hacia la temblorosa barbilla.
Cuando solo se expuso la cabeza, llegó la orden de
sacarlo nuevamente y volver a entrar.

No había luz, no había luz en el ojo azul polaco.
Cuando terminó una bota de montar empacó la tierra.
La Luger flotaba ligeramente en su guante.
Le dispararon en el vientre y en tres horas murió desangrado.

No se levantaron oraciones ni incienso en esas horas,
que se convirtieron en años, y todos los días se apagaban los
fantasmas de los hornos, que se filtraban a través del aire fresco,
y se posaban sobre sus ojos con un hollín negro.

Anthony Evan Hecht 



Naturaleza muerta

Un vapor sonámbulo, como un visitante fantasmal,
            flota suspendido sobre un lago
de tennynsoniana calma justo antes del amanecer.
Árboles invertidos y pedruscos tiemblan y se escurren
en la bruñida oscuridad. Plateados destellos apuntan
entre el líquido follaje, y un poco después desaparecen.

Todo está empapado y brillante de humedad.
            Una telaraña, tejida con tirantez
en el bastidor de las puntas dobladas de la hierba,
se comba como un trampolín o la red de un bombero
con todo el oropel y las riquezas que ha atrapado,
cada gota un pisapapeles de cristal de Steuben.

Ningún canto de pájaro aún, ni un grillo, ni una trucha
            explota en los remolinos
en busca de una rasante mosca. Todo está por llegar.
Las cosas están tan detenidas y calmadas a lo largo
de todo el universo como antiguos cuencos chinos,
y la naturaleza permanece espléndidamente muda.

¿Por qué me agita tanto todo esto, como un código
            o un sordo presentimiento
de propósitos y sucesos ya preestablecidos?
Me conoce, y yo reconozco esta forma
de vacilación cautelosa, lista para saltar,
este silencio tan comprimido y tan intenso.

Como en una superficie de agua contemplo
            el primer y suave decreto
de la luz, su pálidas, inaudibles órdenes.
Permanezco junto a un pino en el frío,
justo antes del amanecer, en algún lugar de Alemania,
con un helado, húmedo fusil Garand en mis manos.

Anthony Evan Hecht 



"No conozco a un buen poeta que no tenga a su entera disposición una gran cantidad de poesía que compone su biblioteca mental."

Anthony Evan Hecht 



"No me parece extraño que a los niños les guste lo macabro, lo sensacional y lo prohibido."

Anthony Evan Hecht 


Una carta

Me he estado preguntando en
qué estás pensando, y ahora supongo
que ciertamente no soy yo.
Pero el azafrán está arriba, la alondra y la torpe
sangre saben lo que saben.
Habla consigo mismo toda la noche, como un mar deslizándose iluminado por la luna.

Por supuesto, está hablando de ti.
Al amanecer, donde el océano ha enredado sus luces,
el sol planta un pie ligero
en ese derrame de espejos, pero la sangre corre a través de
sus cálidas noches árabes,
nombrando nuevamente su nombre palpitante en la oscura raíz del corazón.

Quién, por supuesto, no tendrá nombre.
De todos modos, quiero que sepas que hice lo mejor que
pude , como estoy seguro de que tú también.
Otros están obligados a nosotros, los gentiles e irreprensibles
cuyos nombres no se confiesan
en la incesante palabrería. Mi más querido, el azul claro e incuestionable

de esas profundidades es todo menos cegador.
Quizás recuerdes que una vez que trajiste a mis hijos
Dos pajaritos lanudos.
Ayer, el mayor te preguntó al encontrar
tu tordo entre sus juguetes.
Y las mareas se agolparon sobre mí, y no pude encontrar palabras.

No hay mucho más que contar.
Uno hace todo lo posible para continuar como antes,
haciendo un poco de bien.
Pero quisiera que supieras que no todo está bien
con un hombre muerto dispuesto a ignorar las
interminables repeticiones de su propia sangre murmurante.

Anthony Evan Hecht 


Una colina

En Italia, donde estas cosas pasan,
tuve una vez una visión —se entiende:
no como las de Dante, no la visión de un santo,
quizá ni una visión de veras. Con mis amigos
curioseaba en la plaza soleada
muy de mañana. La greca nítida de sombras
de las grandes sombrillas cubría el pavimento:
bajíos relucientes en que anclaba la breve
armada de carretas. Libros, monedas, mapas,
paisajes burdos, feas estampas religiosas,
todo en venta. Colores, ruidos,
manos al vuelo: gestos exultantes;
aun el regateo
cual verbosa piedad subía hasta el oído.
Y entonces ocurrió: todo calló de pronto,
y oscureció; los carros, la gente y el mismísimo
gran Palacio Farnese, con todo y tanto mármol,
se hicieron aire. En su lugar había
una colina ocre pelada. Cuánto frío
hacía, casi helaba, con presagios de nieve.
Como viejos herrajes, los árboles: chatarra
junto a un muro de fábrica. No había viento y no hubo
más sonido en un rato que el crujido levísimo
del hielo que mis pies quebraban en el lodo.
Vi un pedazo de cinta enredado en un seto,
no otro signo de vida. Y luego oí
como el trueno de un rifle. Un cazador, pensé:
no estaba solo, al menos. Pero entonces llegó
el golpe, suave, como de papel,
de una gran rama que caía no sé dónde, invisible.
Y fue todo, a excepción del frío y el silencio
que, como la colina, se anunciaban eternos.
Resurgieron los precios, y los dedos: fui devuelto
al sol y a mis amigos. Pero por más de una semana
me aterró la amargura pelada que había visto.
Hará diez años ya de todo esto
y no me preocupó hasta que hoy, por fin,
recordé esa colina: está justo a la izquierda
del camino que sale de Poughkeepsie, y de niño
pasaba horas mirándola en invierno.

Anthony Hecht
Versión de Aurelio Asiain



















No hay comentarios: