A una señora muy hermosa

No lo consiente firmeza
ni lo sufre la piedad:
combida con la belleza
y despedir con la bondad.

Como los descaminados
siguen a tino de lumbre,
así ban los livertados
a vos dar su servidumbre;

y apenas vuestra belleza
les ha dicho: "Reposad",
cuando les dice nobleza:
"Andad, amigos, andad."

Antón de Montoro



Al ropero de córdoba
               
¡O, Ropero amargo, triste
que no sientes tu dolor!
Setenta años que naciste
y en todos siempre dixiste:
«ynviolata permansiste»
y nunca juré al Criador.
Hize el Credo y adorar
ollas de tocino grueso,
torreznos a medio asar,
oyr misas y reçar,
santiguar y persinar,
y nunca pude matar
este rastro de confeso.

Antón de Montoro
poema que se escribió sobre sí mismo




Amor que yo vi
               
Amor que yo vi
por mi pesar
quiero olvidar.

Mi coraçón se fue a perder
amando a quien no pudo aver.
Se lo pedí
mi mal buscar,
¿dó lo hiré fallar?

Por se perder cuitas le dan,
et puso a mí en tal afán,
que bivo así
sin le cobrar
por le contentar.

Allí  do piensa bevir
faze a mi solo morir.
Mas pues allí
piensa durar,
débolo dexar.

Antón de Montoro



Eterna gloria, que dura,
¿En cuáles montes e valles,
En cuál soberana altura,
En cuál secreta fondura
Me porné do no me falles?
Por tu sancta sanctidat,
Non mirando mis zozobras,
Si non te vencen mis obras
Vénzate la tu piedat,

Antón de Montoro


"Puesto que  la poesía no aumenta mis bienes adoremos este dado y a la aguja démosle las gracias."



Antón de Montoro




No hay comentarios: