El día de difuntos

En la invasión del cólera         
Hoy canta la                       
humanidad                         
del mundo en la pompa vana         
ese terrible Mañana               
que flota en la inmensidad;       
de medrosa soledad                 
miro la muerte a través,           
y de un sepulcro a los pies       
hoy descuelgo el arpa mía,         
como la rama sombría               
que se arranca del ciprés.         
                                   
Ronco y fúnebre laúd,             
que exhalas gritos de llanto;     
¡cuán triste suena tu canto       
al borde del ataúd!               
De tus cuerdas la virtud           
trueca el canto en oración,       
y de tan lúgubre son               
se arrastra doliente el eco,       
cruzando de hueco en hueco         
los muros del panteón.             
                                   
La ermita, el monte, la cruz,     
la luna que apenas arde;           
el sol, que esconde en la tarde   
el desmayo de su luz;             
todo en su denso capuz             
la noche lo va encerrando;         
y mientras que van pasando         
tantas visiones oscuras,           
detrás de las sepulturas           
está la muerte acechando.         
                                   
Hoy en negros panteones           
va la humanidad cansada,           
llorando sobre la nada             
de muertas generaciones.           
Vuelan santas oraciones           
por los aires fugitivos;           
y de sus penas cautivos,           
y de lágrimas cubiertos,           
bajo el cráneo de los muertos     
llegan a pensar los vivos.         
                                   
Allá en la mansión desierta,       
hijo de un alba sombría,           
de la muerte el triste día         
en las tumbas se despierta.       
La luz palidece incierta           
cual lámpara sepulcral;           
y entretanto el vendaval,         
allá en la ermita lejana,         
no arrastra de la campana         
el gemido funeral.                 
                                   
No corre el pueblo sombrío         
que en su hogar doliente reza,     
como en valle de tristeza         
corre macilento río.               
No adorna el sepulcro frío         
con fantástico oropel;             
no busca en raudo tropel           
de la muerte el mundo inerte:     
hoy, la sombra de la muerte       
viene a visitarlo a él.           
                                   
Canta, pueblo, en otro altar       
tu súplica funeraria;             
eleva a Dios tu plegaria           
desde el fondo de tu hogar.       
No intentes, no, traspasar         
de las tumbas el misterio;         
en lóbrego cautiverio             
sigue oculto suspirando,           
que hoy la muerte está guardando   
las puertas del cementerio.       
                                   
No es esa muerte atrevida         
que del mundo en la corriente     
nos arranca frente a frente       
el aroma de la vida.               
No es la muerte adormecida         
que perfuma la oración;           
muerte de resignación             
que sola en nuestro retiro         
nos roba el postrer suspiro       
con besos de religión.             
                                   
No es el mar que en ronco grito   
hirviendo en opacas brumas,       
guarda en montañas de espumas     
el volcán del infinito.           
No es el fantasma maldito         
que en el sueño nos aterra;       
no es la sangre ni la guerra       
que palpitan sobre el mundo,       
ni el torpe reptil inmundo         
que arrastra polvo en la tierra.   
                                   
Es la muerte que abrasada         
con fétido aliento impuro         
mancha del Ganges oscuro           
la corriente emponzoñada;         
es lágrima envenenada             
de Satanás desprendida;           
es la ráfaga encendida             
que con sus alas traidoras         
va trastornando las horas         
en el reló de la vida.             
                                   
Mas ¡ay! como el mar sepulta       
en su abismo la tormenta;         
como el huracán que alienta       
en los espacios se oculta;         
como la montaña inculta           
quebranta su poderío,             
así tú, monstruo bravío,           
por los mundos tropezando,         
al abismo vas rodando             
de tu sepulcro sombrío.           
                                   
Sí, que con vuelo fecundo,         
lejos de estéril desmayo,         
Franklín arrebata el rayo,         
Colón arrebata un mundo.           
Así de tu aliento inmundo         
se arrebatará la esencia;         
y libre de tu presencia           
uno y otro continente,             
irás a esconder tu frente         
en la tumba de la ciencia.         
                                   
El asilo abandonado,               
las quejas y los clamores,         
el árbol de los amores             
por el Monstruo arrebatado;       
el ciprés acongojado,             
centinela del hogar;               
la compasión, el altar             
que inspira dulce misterio...     
Ese es hoy el cementerio           
donde vamos a rezar.               
                                   
Ni cintas, ni flores bellas,       
ni símbolos, ni memorias,         
ni lámparas mortüorias             
que son de la tumba estrellas.     
Ni una flor deja sus huellas       
sobre los sepulcros yertos;       
suenan lúgubres conciertos         
con murmullos aflictivos,         
y apenas caben los vivos           
en la mansión de los muertos.     
                                   
Hoy sus ecos virginales           
mi lira hasta Dios levanta,       
mientras que la muerte canta       
nuestros mismos funerales.         
Las campanas sepulcrales           
callan su triste oración;         
no arrastran su ronco son         
de los aires por las olas,         
y quedan doblando a solas         
mi desierto corazón.

Antonio Fernández Grilo



El primer beso

En el cielo la luna sonreía,             
brillaban apacibles las estrellas,       
y pálidas tus manos como ellas           
amoroso en mis manos oprimía.           
El velo de tus párpados cubría           
miradas que el rubor hizo más bellas,   
y el viento a nuestras tímidas querellas 
con su murmullo blando respondía.       
Yo contemplaba en mi delirio ardiente   
tu rostro, de mi amor en el exceso;     
tú reclinabas sobre mí la frente...     
¡Sublime languidez! dulce embeleso,     
que al unir nuestros labios de repente   
prendió dos almas en la red de un beso.

Antonio Fernández Grilo



El soldado Español

Curtido por la pólvora que humea,
noble con el amigo y el contrario,
audaz hasta emprender lo temerario,
y más valiente cuanto más pelea.

En rústica mochila que blanquea
lleva su pan, su equipo y su salario,
y al cuello, en el bendito escapulario,
el culto de la Virgen de su aldea.

Semejante al pedazo de metralla
que el cañón a los aires abandona,
sucumbirá ignorado en la batalla;

pero si el triunfo su valor pregona,
para el que lucha, y sufre, y vence y calla...
¿no ha de tener la patria una corona?

Antonio Fernández Grilo



Hay en mi alegre sierra
sobre las lomas,
unas casitas blancas
como palomas.
Le dan dulces esencias
los limoneros,
los verdes naranjales
y los romeros.

Antonio Fernández Grilo



La noche

Allá en su alcázar brillante,     
del espacio en lo profundo,       
vio Dios palpitar el mundo       
bajo su planta gigante.           
                                 
Vio romperse cristalinas         
del mar las ondas desiertas,     
y vio de flores cubiertas         
las frentes de las colinas.       
                                 
Vio sobre las ondas puras         
rodar el viento sonoro,           
y en cataratas de oro             
bordar el sol las alturas.       
                                 
Miró tras la cumbre brava         
que azotan los huracanes,         
retorcerse los volcane           
entre torrentes de lava.         
                                 
Vio roto el cauce del río         
que entre rocas se derrumba;     
lo vio morir en la tumba         
del mar que canta bravío.         
                                 
Vio los torrentes de plata       
copiar sonoros el cielo,         
y desde la nube al suelo         
hundirse la catarata.             
                                 
Vio los montes virginales         
vestirse nevados tules,           
y allá, entre franjas azules,     
las auroras boreales.             
                                 
Vio nubes de mil colores         
rotas poblar el vacío,           
y vio temblando el rocío         
en el seno de las flores.         
                                 
Pájaros vio entre azahares       
cantar en alegre juego,           
y como puente de fuego           
pintar el iris los mares.         
                                 
Y Dios, al ver palpitar           
tantos mundos en tropel,         
para contemplarlo a Él           
quiso otro mundo crear.           
                                 
Y escondiendo el áureo broche     
del sol que brota fecundo,       
hizo meditar al mundo             
con la calma de la noche.         
                                 
Y por eso el hombre, en pos       
de dulce, ardiente plegaria,     
en la noche solitaria             
ve la grandeza de Dios. 

Antonio Fernández Grilo



La virgen de la Fuensanta

Virgen de la                     
Fuensanta,                       
sol peregrino,                   
rosa de los rosales               
del paraíso,                     
Blanca azucena,                   
aurora que ilumina               
toda la tierra:                   
                                 
Paloma de los cielos,             
flor de las flores,               
céfiro de la Gloria,             
sol de los soles;                 
Lago que guarda                   
entre nardos y lirios             
olas en calma:                   
                                 
Iris en la tormenta,             
perla en los mares,               
entre el mundo y el cielo         
virgen y madre;                   
Cielo en el mundo,               
y en el mar de las penas         
puerto seguro:                   
                                 
Hoy a tu altar divino,           
virgen bendita,                   
vengo a pulsar las cuerdas       
del arpa mía.                     
Conmigo vienen                   
a celebrar tu nombre             
los cordobeses.                   
                                 
Asilo de la Virgen,               
concha cerrada                   
en donde está la perla           
de la Fuensanta;                 
Templo del valle,                 
morada misteriosa                 
que guarda un ángel:             
                                 
Torre del santuario,             
la que se encumbra               
entre el laurel de huertas       
que la circunda,                 
Torre clavada                     
entre frutas y flores,           
juncos y palmas:                 
                                 
Isla santa en los mares           
de los dolores,                   
recinto que perfuman             
las oraciones;                   
Nave divina,                     
arca de los milagros,             
preciosa ermita.                 
                                 
Alcázares, orgullo               
de las ciudades,                 
monumentos altivos,               
torres gigantes,                 
Montes azules                     
que voláis a esconderos           
entre las nubes;                 
                                 
Palacios y naciones,             
soberbia Tiro,                   
colosal fortaleza,               
feudal castillo;                 
Glorias del arte,                 
cúpulas atrevidas,               
templos brillantes;               
                                 
¿Qué sois ante la iglesia         
blanca y humilde                 
donde tiene su trono             
la Santa Virgen?                 
¿Qué regio alcázar               
igualará a la ermita             
de la Fuensanta?                 
                                 
A su alredor los frescos         
cañaverales                       
sombra dan a sus muros,           
música al aire;                   
Y allí en las noches             
suspiran escondidos               
los ruiseñores.                   
                                 
Roncas se precipitan             
dentro las huertas               
de la crujiente noria             
las tardas ruedas;               
Ruedas que bajan                 
y que en búcaros frescos         
suben al agua                     
                                 
Cerca del santuario               
resbala el río,                   
esclavo en la ribera,             
viejo cautivo;                   
Genio indomable,                 
que por ver a la Virgen           
rompió su cauce.                 
                                 
Sobre la abierta orilla           
lanzó sus ondas                   
para ver, Virgen mía,             
tu regia pompa;                   
Y al acercarse                   
perfumó sus corrientes           
en tus altares.                   
                                 
Más allá de tu ermita             
nunca fue el agua;               
allí tu altar divino             
la sujetaba,                     
Y fugitiva                       
al reflejar tu imagen             
retrocedía.                       
                                 
Aún era yo muy niño               
cuando mi madre                   
me hizo pisar las gradas         
de tus altares,                   
Y de rodillas                     
tu dulcísimo nombre               
me repetía.                       
                                 
Ni la miel que despiden           
rubios panales,                   
miel que dan a la abeja           
los azahares;                     
Ni los aromas                     
que en los jazmines liban         
las mariposas;                   
                                 
Ni miel, ni flor, ni esencia,     
nada es tan dulce                 
cual pronunciar tu nombre         
que al cielo sube:               
Nada se iguala                   
al nombre de la Virgen           
de la Fuensanta.                 
                                 
Cuando allá bajo el cielo         
de extraña tierra                 
miraba el campanario             
de blanca aldea;                 
Cuando en la tarde               
de algún cantar al eco           
llenaba el aire;                 
                                 
Cuando en otras riberas,         
solo y perdido,                   
contemplaba las olas,             
de extraño río                   
Besar tranquilas                 
las solitarias gradas             
de alguna ermita,                 
                                 
Siempre mi pensamiento           
volaba triste,                   
y mis recuerdos eran             
para mi Virgen;                   
Siempre mi alma                   
volaba al santuario               
de la Fuensanta.                 
                                 
Más tarde, Virgen mía.           
Llamé a tu puerta,               
implorando el auxilio             
de tu clemencia.                 
El mundo entonces                 
era para mis ojos                 
lóbrega noche.                   
                                 
Hirieron mis pupilas             
nubes confusas,                   
y entre la luz del mundo         
quedéme a oscuras.               
Soñé despierto,                   
caminaba entre nieblas,           
estaba ciego.                     
                                 
Al implorar tu inmensa           
misericordia,                     
la noche de mis ojos             
tuvo su aurora;                   
Y vino el día...                 
y mis ojos se abrieron           
ante tu ermita.                   
                                 
Cuando a mis ojos muertos         
resucitaste,                     
ojos ¡ay! me faltaban             
para mirarte;                     
Pues-nadie puede                 
después de haberte visto         
dejar de verte.                   
                                 
Por ti miro la aurora             
pintar las flores;               
por ti la blanca luna             
llenar las noches;               
Por ti la tierra,                 
y el fervor de mi madre           
cuando te reza.                   
                                 
Canté a la mar muy lejos         
de sus orillas,                   
y por ti luego he visto           
la mar bravía.                   
Mar que aunque inmensa           
es tan solo un reflejo           
de tu grandeza.                   
                                 
Tú iluminas mi frente,           
pintas mis sueños,               
embelleces el mundo               
de mis recuerdos,                 
Y hasta tu nombre                 
es el símbolo puro               
de mis amores.                   
                                 
Ella es la compañera             
de mis pesares,                   
la huérfana que adora             
mi pecho amante;                 
Fuente del alma,                 
que lleva el dulce nombre         
de la Fuensanta.                 
                                 
Cuando al amor mis ojos,         
virgen, se abrieron,             
ante mí la pusiste               
como un lucero.                   
Me diste un ángel,               
y con tu mismo nombre             
le coronaste.                     
                                 
Préstale a sus virtudes           
eterno escudo,                   
y entre el pecado y ella         
levanta un muro.                 
Sé su esperanza                   
al verla en tus altares           
arrodillada.                     
                                 
Hoy que mi frente inclino         
bajo tu solio,                   
a los tuyos elevo                 
mis tristes ojos.                 
Aquí me tienes                   
como oveja perdida               
que al redil vuelve.             
                                 
Ábreme de tu ermita               
los manantiales,                 
en cuyas aguas dulces             
beben los ángeles.               
Límpidas aguas                   
en el pozo del templo             
purificadas.                     
                                 
Fuente del Santuario,             
fuente escondida,                 
la que brota serena               
junto la ermita;                 
De tus raudales                   
siempre tienen las almas         
sed insaciable.                   
                                 
Iris en la tormenta,             
sol peregrino,                   
rosa de los rosales               
del paraíso.                     
¡Virgen del alma!                 
¡Bendita sea la Virgen           
de la Fuensanta!

Antonio Fernández Grilo






















No hay comentarios: