A perpetuidad

La cama se comparte.
La almohada no.

János Pilinsky


Alguien

Por un perfecto círculo, o mejor,
por un óvalo imperfecto
está mirando Dios al monstruo. Un millón
de caras, manos y uñas en conjunto.
En el fondo una cama larga y muda;
una vulgar cobija y una almohada.
La pezuña del monstruo perfora el pavimento,
y alguien rompe a llorar.

János Pilinsky


apócrifo

1
Debido a que todos se fueron.

Los cielos están separados y para siempre
en el fin del mundo ha caído tierras,
y de nuevo separar las perreras silencio.
pájaro menekvő de la guerra aérea.
Y vamos a ver el sol naciente,
como pupila en silencio y demente
como ver una bestia, tan tranquilo.

Pero el számkivettetésben virrasztván,
porque no se puede dormir por la noche,
Lancé un millar de cartas,
y hablo como un árbol Ejido:

Conocida la migración en los últimos años,
los años de la arrugada en el suelo?
Y entender las arrugas transitoriedad,
sabes manos que cuidan?
Y conoce el nombre de la realidad orfanato?
Y usted sabe qué tipo de dolor
pisar fuerte en la oscuridad perpetua
corrientes divididas, pies palmeados?
La noche, el frío, el agujero
ronda fegyencfejet de la pendiente,
Usted sabe que el canal congelado,
Sabes que el mundo profunda angustia?

El sol salió. árboles Vesszőnyi oscuramente
el cielo en infrarrojo enojado.

Así que me voy. Entrevista con la destrucción
un hombre pisando en silencio.
No tiene nada, es una sombra.
Es su personal. Es rabruhája.

2

Por lo tanto, he aprendido a caminar! Por estas
la tarde, amargo para la promoción.

S estará en la noche, y Sara rámkövül
noche y me vuelvo una persiana debajo de las pestañas
Puedo comprobar si ese salario, esta fiebre
fácskákat y ágacskáikat.
Por cada letra del bosque caliente, pequeña.
En algún momento del tomate era aquí.
renovar el dolor medio dormido:
escuchar árboles gigantes!

Inicio quería llegar a casa con el tiempo,
al llegar a la Biblia.
Yum precio temible en el patio.
Se preocupaba, ancianos padres tranquilos en la casa.
Y han llegado, se le ha llamado, la mala
También han de llorar, tropezando cubierta.
Respuesta a la antigua orden.
Kikönyöklök las estrellas Windy -

Sólo ahora que pudiera hablar con usted otra vez,
a la que amaba. Año tras año,
pero no dicen limp
¿Qué niño llorando deszkarésbe,
la esperanza casi sin aliento
que yo venga y os encuentro.
Mi enfoque garganta palpitante.
Tengo miedo, como un animal salvaje.

Sus palabras de la voz humana
No hablo. Las aves vivas,
corazón roto que huyen Ahora
Bajo el cielo, bajo un cielo de fuego.
paneles cosidas bombilla de la caja del orfanato,
y todavía quema jaulas.
No entiendo el lenguaje humano,
y usted no habla su idioma.
Hazátlanabb la palabra es mi palabra!

No hay ninguna palabra.
 una carga terrible
colapsar bajo el aire
Torre ofrece un cuerpo sano.

o incluso ninguna parte. Cómo vaciar el mundo.
A sillas de jardín, una kinnfeledt tumbona.
Entre sombra sostenido traqueteo de las piedras.
Estoy cansado. Mirando por la tierra.

3

Dios me ve de pie en el sol.
Yum ver precio y vallas de piedra.
Él ve ninguna respiración de pie
mi sombra en la prensa sin aire.

Para entonces, yo soy como una piedra;
ruck muertos, atrayendo a miles de primera clase,
un buen puñado de escombros
para entonces el rostro de la criatura.

Y en vez de lágrimas en los rostros de las arrugas,
bajo el goteo, goteo de la fosa vacía.

János Pilinsky


Basta

Así sea muy ancho lo creado,
es más estrecho que un establo.
De aquí hasta allá. Piedra, árbol, casa.
Actuando estoy. Llego temprano, me retraso.
Pero alguien entra a veces
y lo que existe se abre de repente.
Basta ver una faz, una presencia,
y ya sangra el papel de las paredes.
Sí, sí, basta una mano, como cuando
revuelven el café o hacen el gesto
de abandonar la escena,
para olvidar entonces dónde estamos,
la hilera de ventanas sin aire, y luego
regresar en la noche a nuestro cuarto
para aceptar lo inaceptable.

János Pilinsky


El desierto del amor

Un puente, una ardiente vía de asfalto,
el día está vaciando sus bolsillos,
sacando afuera todo lo que tiene.
Estás a solas al ocaso catatónico.
Como fondo de zanja es el paisaje;
marca ardiente en lo oscuro deslumbrado.
Se hace sombrío. Hiela el esplendor,
ciega el sol. Nunca olvido que es verano.
Es verano y el calor relampaguea.
Están de pie, y yo sé que ni aletean
las aves del corral, ardientes querubines
en sus jaulas de tablas astilladas.
¿Aún recuerdas? Fue primero el viento;
después la tierra; la jaula fue luego.
Excrementos y fuego. Y por momentos
nada más un reflejo, un aleteo.
Y la sed. Pedí entonces de beber.
Aún hoy siento los tragos afiebrados,
todavía soporto los destellos
inerme como piedra y los apago.
Los años van pasando, y la esperanza -
como un tarro de lata tirado entre la paja.

János Pilinsky


En el muro de un KZ Lager

Donde has caído, te quedarás.
En todo el universo este
Y sólo el lugar es el único lugar
Que usted ha hecho su propio.

El país huye de ti.
Casa, molino, álamo, todo
Está luchando contigo aquí, como si
En la nada mutación.

Pero ahora eres tú quien no va a rendirse.
¿Te hemos molestado? Te has enriquecido.
¿Te hemos cegado? Tú todavía nos observas.
Tú testificas sin hablar.

János Pilinsky


Espacios

El infierno es sentir un espacio. Lo es el cielo.
Diferentes espacios. El paraíso es libre;
vemos al otro bajo nuestros ojos,
como un cuarto de sótano;
desde lo alto, bajo nuestros ojos,
como atisbando por una escalera,
por una puerta de un cuarto de sótano dejada
a propósito abierta (¿o por olvido?).
Pasa allí lo que yo, precisamente,
no puedo soportar. Tal vez apenas abran
un cajón lleno de guiñapos,
midan un cisne, cuántos kilos pesa,
o hablen de aquello, una y mil veces,
con ese único ser a quien yo amo,
de lo que no se puede ni se debe
ni hablar, ni escribir.

János Pilinsky


Harbach 1944

Sigo viéndolos: un astil
detrás y la luna llena -
son hombres enjaezados al astil.
Es un inmenso carro el que halan.

Están arrastrando un vagón enorme,
que crece al ritmo de la noche,
sus cuerpos se parten bajo las demandas
del hambre, el temblor, el polvo.

Soportan el camino, el horizonte,
los campos de remolachas tiemblan,
pero sólo sienten la tierra agobiante,
el peso de todo.

La piel caída de sus vecinos 
parece atascada a la suya,
porque se bambolean por las mismas huellas,
crecientes capas vivas.

Los poblados se mantienen lejos de ellos
y las puertas evitan sus pies.
Las distancias que se les aproximan
vacilan y retroceden.

Asombroso, caminan con el barro hasta las rodillas
en la oscuridad, sonidos sordos
de chanclos repiqueteantes, como si invisibles
hojas alfombrasen el suelo.

 [Harbach es un municipio de Alemania]

János Pilinsky












No hay comentarios: