"El uso de la palabra, “concentrar,” es por sí revelador. Nadie, que no piensa en ese contexto en los campos de concentración… Aparte de que es humanamente inaceptable, sería una tontería política e incluso administrativa. Política, porque precisamente la dispersión de los refugiados entre la gente, en las ciudades y en el campo, y su contacto con la población civil abren la posibilidad para su integración en la sociedad austriaca. Y segundo, esa propuesta ni se podría realizar ya que el estado se ha mostrado, en los últimos años, incapaz para crear la infraestructura para esa integración. Han sido y siguen siendo las personas particulares, privadas, sobre todo mujeres, jubiladas, pero también jóvenes los que dan clases de alemán a los refugiados, los acogen en sus casas, comparten pisos con ellos, etc. Sin su compromiso, las instituciones estatales hubieran sido incapaces de garantizar el sustento de los que venían en busca de ayuda."

Erich Hackl



"No es tanto el tema de los campos de concentración como el de quienes lucharon contra el nazismo o el fascismo, o incluso el tema de la Guerra Civil española. Es lo que me interesa: esas luchas sociales, ese compromiso político. Si uno se interesa por algo con cierta pasión, automáticamente empieza a conocer historias que nadie ha contado antes; historias que uno siente que debe contar."

Erich Hackl



Un entierro así...

Un entierro así
llegó a ser más divertido que una boda.
Sólo que durante la comida
no había música para bailar.
El muerto no racaneaba:
había sopa de albóndiga de hígado,
carne de vaca cocida con rábano picante
y de postre una tarta contundente.

Cerveza y aguardiente a voluntad.
Licos de huevos para las viejas.
Té con ron para los acatarrados.
café con leche para los niños.
Vino caliente para el señor cura.

El viejo Schinböck había dispuesto
que la banda de música de San Leonardo
tocase en su entierro
con una buena melopea.
Su último deseo se cumplió,
y resonó lastimosamente en los oídos.
Al aprendiz del zapatero de Rebuledt,
que tocaba el tambor grande,
se le escapó la baqueta durante el desfile,
salió volando en círculos
y se ahogó en la charca de apagar incendios.

El viejo Schinböck no había caído
en que los que llevaban el féretro
también formaban parte de la banda.

Erich Hackl



"Yo no invento, investigo. Trabajo como un policía o un detective."

Erich Hackl



"Yo no presto mi voz a mis personajes, ellos me la prestan a mí. Claramente. Me prestan su voz y su confianza."

Erich Hackl













No hay comentarios: