"Caos es lo que tenemos. Eso es lo que creo."

Ta-Nehisi Coates


"Creo que las sociedades humanas tienden a ser problemáticas."

Ta-Nehisi Coates



"Donald Trump no apareció por arte de magia."

Ta-Nehisi Coates



"El racismo es una experiencia física."

Ta-Nehisi Coates



“… el racismo es una experiencia visceral, que hace saltar los sesos, bloquea tráqueas, desgarra músculos, extrae órganos, parte huesos y rompe dientes. No has de perder nunca esto de vista. Has de recordar siempre que la sociología, la historia, la economía, los gráficos, los diagramas y las regresiones siempre impactan con gran violencia sobre el cuerpo.”

Ta-Nehisi Coates



Los americanos creen en la realidad de la raza como rasgo definido e incuestionable del mundo natural.

Te escribo ahora que tienes quince años. Y te escribo porque éste ha sido el año en el que has visto cómo estrangulaban a Eric Garner  por vender cigarrillos...

... porque ahora sabes que a Renisha McBride la mataron por pedir ayuda...

... que a John Crawford lo mataron por estar de compras en unos grandes almacenes...

...y has visto cómo unos hombres con uniforme pasaban con el coche y asesinaban a Tamir Rice, un niño de 12 años al que habían jurado proteger.

A los departamentos de policía  de tu país  le han otorgado autoridad para destruir tu cuerpo. 

A quienes los destruyen casi nunca les hacen responsables de ello, a la mayoría simplemente les pagan una pensión.

Mi padre me pegaba como si alguien me fuera a llevar, porque eso era lo que pasaba todo el tiempo a nuestro alrededor.

A todo el mundo se le había llevado algún hijo las calles, la cárcel, las drogas o las armas de fuego.

Los padres zurraban a sus hijos y estos empleaban la misma justicia en las calles.

Teníamos miedo de quienes más nos querían. Nuestros padres recurrían al cinturón. 

Ser negro en el Baltimore de mi juventud significaba estar expuesto a las armas, puños, navajas, crack, violaciones o enfermedades.

En las calles si te equivocabas en las respuestas te arriesgabas a una paliza, un tiro o un embarazo. No se salía indemne. 

La energía que emana del peligro constante, de una vida de experiencias de proximidad a la muerte, resulta excitante. 

El escándalo y la mala educación daban un sensación de poder.

La frase los mansos heredarán la Tierra no significa nada para mí. En West Baltimore a los mansos les partían la cara, en Walbrook Junction los pateaban, en Park Heights les daban palizas, en la cárcel los violaban. 

Mi entendimiento del universo era físico, y su arco moral descendía del caos y terminaba en un ataúd. 

¿Cómo podían soltarnos a esas calles y hablarnos de pacifismo?

Fracasar en la escuela justificaba ser destruido en las calles. 

A mí me encantaba Malcolm porque Malcolm no mentía nunca. 

Malcolm fue el primer pragmatista político que conocí y el primer hombre honrado que oí.

Mi única Meca es y será siempre la Howard University.

Nosotros no elegimos nuestras verjas. Nos las impusieron  unos plantadores de Virginia obsesionados con esclavizar a todos los americanos que pudieran.

Todo el mundo que tiene alguna importancia, de Jesuscristo a George Washington era... blanco.

La lucha está en tu nombre, Samori. te pusimos ese nombre por Samori Touré, que luchó contra los colonizadores franceses por el derecho sobre su propio cuerpo negro. 

Te he criado para que respetes a todos los seres humanos.

Nunca olvides que en este país, EEUU, hemos vivido más tiempo esclavizados que libres. 

Nunca olvides que durante 250 años la gente negra nacía encadenada.

Generaciones enteras no conocieron nada más que cadenas. 

Los esclavos fueron gente convertida en combustible para la maquinaria americana.

No puedes olvidar cuánto nos robaron y cómo transformaron nuestros cuerpos mismos en azúcar, tabaco, algodón y oro. 

El problema de la policía no es que sean fascistas, es que nuestro país está gobernado por cerdos antiminorías.

Las personas negras amamos a nuestros hijos de forma obsesiva. Sois todo lo que tenemos y ya nos llegáis en peligro.

Hasta que llegaste tú yo no entendía este amor, no entendía la fuerza con que mi madre me cogía de la mano.

Yo no siempre tuve cosas pero siempre tuve gente. 

Nunca he sido una persona violenta.

Nunca he sentido orgullo por la violencia justificada.

Solamente por medio de las fustas para caballos, las tenazas, los atizadores de hierro, las sierras de mano, las piedras, los pisapapeles se pudieron romper el cuerpo negro, la familia negra, la comunidad negra y la nación negra. 

Los cuerpos se pulverizaban hasta convertirlos en mercancía y se marcaban para distinguirlos. 

Si mi vida terminara hoy te diría que he tenido una vida feliz, que obtuve  gran placer del estudio y de esa misma lucha en la que ahora intento enrolarte.

Las preguntas importan tanto como las respuestas, o quizás más.

Me gustaría haber sabido más y me gustaría haberlo sabido antes.

Me habría encantado tener otro pasado que no fuera el miedo.

Quería que tuvieras tu propia vida, al margen del miedo.

Tu madre tuvo que enseñarme a quererte.

A los once años mi prioridad básica era la simple seguridad de mi cuerpo. Mi vida era una negociación inmediata con la violencia, dentro y fuera de mi casa. Pero tú ya tienes expectativas.

Estoy muy orgulloso de ti, de tu apertura, de tu ambición, de tu empuje y de tu inteligencia.

El Sueño americano es es el mismo hábito que pone en peligro al planeta, el mismo hábito que se encarga de almacenar nuestros cuerpos en prisiones y guetos.

Ta-Nehisi Coates
Entre tú y yo



"Los mitos americanos nunca han sido insípidos."

Ta-Nehisi Coates


“No creo que podamos detenerlos, Samori, porque en última instancia son ellos los que deben detenerse a sí mismos. Y aún así, te animo a que luches.”

Ta-Nehisi Coates



"No espero nada en lo absoluto de la gente blanca."

Ta-Nehisi Coates



"Nunca he leído "Matar a un ruiseñor"."

Ta-Nehisi Coates


"Para mí, mi escritura se beneficia de mis experiencias."

Ta-Nehisi Coates



"Sabemos cómo hemos de morir. Somos el escalafón ambulante más bajo, y lo único que nos separa de las bestias, del zoo, es el respeto, el respeto que para algunos es tan natural como el azúcar o el cagar. Sabemos lo que somos, que caminamos como si tuviéramos los días contados, como si el mundo nunca hubiera contado con nosotros."

Ta-Nehisi Coates
Tomada del libro La masa enfurecida de Douglas Murray



“Te escribo en tu decimoquinto año de vida. Este es el año en que viste a Eric Garner ser ahogado hasta su muerte por vender cigarrillos. Supiste que dispararon a Renisha McBride por buscar ayuda. Que John Crawford recibió un balazo mientras comparaba en un supermercado. Y viste a hombres uniformados asesinar a Tamir Rice, un niño de 12 años a quien debían proteger. Ahora sabes que a los departamentos de policía de tu país les ha sido otorgada la autoridad para destruir tu cuerpo.”

Ta-Nehisi Coates




No hay comentarios: