Démonos prisa

Démonos prisa a amar, la gente se va tan pronto,
sólo dejan tras ellos sus zapatos y un teléfono mudo. 

Sólo lo fútil se arrastra pesadamente,
lo importante es tan veloz que sucede de repente
y luego un silencio normal y por eso insoportable,
como la pureza nacida del más simple desconsuelo,
cuando pensamos en alguien y nos quedamos sin él. 

No estés tan seguro de tener tiempo, lo seguro es inseguro,
nos quita lo sensible como toda dicha,
llega simultáneamente como el humor y lo solemne,
como dos pasiones siempre más débiles que una. 

Desaparecen tan pronto como calla el tordo en julio,
como un sonido algo torpe o como una sorda reverencia. 

Para ver de verdad cierran los ojos,
aunque es más arriesgado nacer que morir.
 
Amamos siempre poco y demasiado tarde. 

No escribas sobre esto con frecuencia,
sino de una vez por todas
y serás como un delfín bondadoso y fuerte. 

Jan Twardowski



"El Omnipotente, cuando ama, sabe ser el más débil."

Jan Twardowski



Escapa

Abstracción pasiva
que escapas del hombre
de la supervivencia humana
del chiste
de los nervios
de la tristeza en busca de amistad
de la fe para el sueño
de Mickiewicz que bautizó a sus hijos
en París con las aguas del Niemen

Jan Twardowski


Oda a la desesperación

Pobre desesperación
monstruo honesto
te fastidian aquí terriblemente
te ponen la zancadilla
los ascetas te golpean
los médicos recetan píldoras para que te vayas
te llaman pecado
y yo sin ti
sonreiría siempre como un feliz cerdito en la lluvia
caía en la admiración de burro
inhumano
horrible como un teatro sin hombre
inmaduro frente a la muerte
yo solo a mi lado.

Jan Jakub Twardowski 






Para ver de repente

Pues tanto tiempo había que aprender lo razonable
responder a las preguntas lógicas
no hablar sin sentido ni decir tonterías
para ver muy de repente
que la esperanza puede estar al lado de la desesperación
la incredulidad al lado de la fe
la comba de saltar en el suelo cerca de la tumba
un personaje importante al lado del puerco
la verdad pidiendo silencio
el alumno debajo de las ruedas de una ambulancia
la oración al lado de una triste chuleta en el plato
y el grito de no te mueras no te vayas ya te mostraré el corazón
con el que huía, al lado del silencio.




Pido la fe

Llamo a la puerta
pido la fe
pero no una con el llanto sobre los hombros
una que cuente las estrellas y no pueda ver las gallinas
no una como la mariposa de un solo día
sino una que siempre sea fresca por infinita
una que siga como una oveja a su madre
no conciba sino entienda
escoja la más sencilla de las palabras
que no tenga para todo respuesta
y no caiga patas arriba
cuando a alguien lo parte un rayo.

Jan Twardowski



Un ángel serio y preguntas poco serias

Dime si te hiciste ángel después de pensarlo bien
si en vez del dedo anular tienes sólo el índice
si confiesas sólo a los de pecados pesados porque es difícil levantar los ligeros
si aplaudes mirando a alguien morir cuando está en el área de la portería
si no lloras nunca para nunca sonreír
si sabes escuchar atentamente sin razón
si no abrazas para así poder irte
si no echas de menos el cuerpo
la sonrisa humana
las manos entrelazadas como una chimenea
el pájaro pinzón que en septiembre abandona los jardines
el potro que cierra los párpados
el escarabajo de patas amarillas y rojas
el que cada segundo sea siempre el último
lo que es perecedero y por eso apreciado.

Jan Twardowski




















No hay comentarios: