Las cornisas volantes del Pabellón de los Cuatro Puentes de la Lluvia Brumosa

1 Tema del paisaje
 
¿Es un puente o un pabellón?        Ambos tienen peldaños de agua
El puente        cubierto con flor de saúco y olivo fragante en las cuatro direcciones
El pabellón        hace regresar al cautivo muerto        punta de látigo húmeda y verde
 
Una fina rama de sauce bate la historia hasta el fondo
Una ventana delicada        todo el lago a la deriva en su destino
Una cornisa        al volar se lleva un jardín
 
¿Quién da un paseo?         Mangas de agua desempolvan poemas
cantan         cada puente tiene en la boca su propia luna
cada rayo de luna saca tonos de flauta a una dama de jade
 
Se cruza las calles de hojas de loto        mercados matinales de pájaros que cantan
miles de años        se empina un sueño circular que no quiere que lo despierten nunca
¿Quién no está siendo soñado?         Se cae sobre rocas incoherentes al despertar
 
Balbuceo de remos         sombra de ese retorno que no se logró
En las cuatro direcciones las estrellas esparcidas desgarran a una guía miembro por
/miembro
las cornisas        limpian la trampa de hueso y carne
 
A ambos lados de la ventana en flor        los ojos se limpian dos veces
agua        un harén        tallado en el propio corazón
La mano que golpeó la valla[1]         que punteó las cuerdas        el mismo regodeo
 
En las esquinas inclinadas del pabellón cuelga el escalofrío
Los puentes son también fantasmas         escondidos en mil pliegues de reflexión
amparan la belleza         una palabra agotó todas las estaciones floridas
 
A lo largo de los pasos de los azulejos        de las nubes
desde el cielo colmado de destrucción sin fin
¿quién         arranca de nuevo esta página?
 
  
2 Tema del tiempo
 
El cansancio de los bambúes
es huella del estar encerrado en el piso de arriba por años         sentenciado
a decorar la primavera que hace mucho se convirtió en ámbar
 
El cansancio de los humanos        al doblar una esquina
escala de madera que cruje        un barril de alquitrán echado en pleno rostro [2]
el espesor de la edad        y de la presteza        el largo rollo profundamente hundido
 
Este instante es potencia al infinito        a un brazo de distancia         orilla de lago         de
 /mar
también se une al acero que tú dispusiste en silencio oxidándose
Una persona         un punto de pluma reencarnado lentamente
 
de paso        curtido        la oscuridad del corredor
se asoma a una grieta mientras los barcos van y vienen         las flores brotan y se marchitan
¿Qué no inquieta en el charco de sangre?        Podredumbre
 
que usa esta pintura para unir        los órganos al aire
y repite las muertes que has visto                   esas muertes de los tuyos
Las cornisas voladoras toman y dejan ir pájaros revoltosos      alquitranada nieve que se
/dispersa
 
También al ascender         una grulla elegantemente baila
zurce a través de los muertos         ahora enterrados aún más profundo en el imán
Qué ojos llenos de lágrimas no miran
 
su propio lugar distante            innumerables universos lo ha coloreado
con un poco de tinta         Esta y la próxima vida regresarán aún aquí
en el centro de una salpicadura de agua ambarina
 
Siempre acaba goteando        por miles de años
gotea        una estrella sobre las ruinas del pabellón
Su arte         encontró un loto que nunca va a perdonar el tiempo
 
 
3 Tema del espacio
 
Las innumerables cornisillas volantes de oro        se alternan con las ondas
la brisa de la superficie del agua que sopla suavemente por debajo
La habitación está aún más vacía
 
la jaula         tejida con palabras         brilla como palabras
Pabellón de agua cristalina de un verso que navega al frente
Los que están bloqueados desde dentro        aún son mis ojos
 
miran         el espacio admirable como los enfermos
continúan su crecimiento invisible         Yangzhou
en secreto que absorbe todas sus masacres
 
El color del sauce         quemado hasta el fondo del lago como un sonido
clama por ayuda         el nivel del agua juega a colinas derrotadas en la distancia
Mi turbulencia         malversa sin imaginación
 
aún así         sólo un escenario prestado
Fina en la valla desde antaño         la marca de tinta aún tiene la forma de la sangre
/rezumante
Cornisas voladoras extienden vigorosamente las ventosas         pabellón con más almas aún
 
todavía no se puede llenar                    un destello de falsa brisa bajo el agua
La patria del fantasma dejada sólo con penas de prisión sin fin
condenado hace tanto         campo de concentración de un cuerpo
 
Confinar ladrillo y madera         vieja pintura exterior         que refleja
la galaxia que confina aún más allá de esos yo
que extienden su diámetro después de la muerte
 
Mirar         una formación hecha de agua         inexistente
ondas relucientes         últimas palabras nunca más que una oración
La poesía         que sujeta con escalofríos la mala noticia en sus manos
  
 
4 Tema de la soledad
 
Una persona        tres imágenes
La sola mirada de un pabellón      se torna bella como el Pabellón de las Peonías[3]
Cuando tres sueños se sueñan unos a otros        claro de luna fuera de alcance
 
es más sensual aún        Un camino empedrado sin límites
conduce las lágrimas en remolino entre el bambú abigarrado         que toca y vierte
/ sobre las huellas
un deseo de arrancar la luna del agua aunque esté ahogada
 
Una persona es un camino        un claustro con miles de años
que pasa        puliendo el sonido de la lluvia incrustado de jade
más lejos que las direcciones      sostenidas en absoluto sin sonido
 
La historia más ficticia que nadie         Alas
las cuatro cornisas volantes que se hunden en el pulposo Guqin[4]
revelan         los órganos hechos pedazos
 
Príncipe        persigue entonces         esa dama del barco fantasma
debe seguir hasta llenar la copa de vino a la fantasmal poesía
en los ojos ebrios lo que está escrito por completo     no está completamente escrito
/solo un verso
 
El pabellón ya en el horizonte      limpia la fragancia que se derrama desde las dinastías
se apodera de una composición seca y agrietada en el fondo de los ojos
cultiva         incluso esos pensamientos que no se pueden terminar
 
Tres imágenes         exhalan
un silbido con forma humana         reconocen una golondrina que se estrella
La soledad         de una tierra extranjera para siempre
 
en la patria         escena de la penumbra que tararea en la distancia
En el borde del pozo de piedra azul         el sonido de la tos del padre se siente
/profundamente íntimo
El sonido de la tos del padre sin comparación hueco
 
  
 
5  En la lluvia: El jardín de senderos que jamás se bifurcan [5]
(Un poema de despedida)
 
 Las gotas de lluvia son en nombre de
pero el destino del nombre
está en cada pequeño corazón deshecho
empapado        ya incapaz de llorar
como lo verde       colgó por todas partes sus ornadas cortinas
brillante refracción
opacidad brillante
como la despedida         siempre antes del primer encuentro
Las cornisas volantes esperan aquí
te miran esposadas a las miles de veces que caíste
 
Nos caímos          la bruma y la lluvia
una forma ondula dentro de la otra
que baja a lo largo de las cornisas volantes
En vano una aguja torcida zurce las piezas rotas
un ancla arrojada en la carne         como la punta de un pico
que escarba         más     aún más extraños recuerdos
El camino de todos es un infinito
fin       ojos llenos de olas otoñales
que miran a una distancia apenas discernida
cuatro pistas se escurren hacia cuatro muros ruinosos
 
El primer poema     el último escrito
el destino cuelga cada palabra y aúlla lejos
tú vas         orilla de lago       color de sauce         cada paso
suprimido se convierte ahora
en sonido de lluvia que se filtra         un jardín un cuerpo
mirador de lo creado
Palabras entre sí        derivadas más allá de las palabras
vallas brillantes demolidas mientras se construyen
Tú       con tu talento vitalicio de capturar
un pabellón de lluvia brumosa con parásitos
un pabellón de lluvia brumosa con espinas de pescado
 
El manuscrito original del agua desafía la revisión
posesión en común      una forma intangible
una pieza de mármol rosa[6]
empujada hasta el fondo del mar        como los moldes para hacer el amor
que sin embargo despojan al punto donde no queda nada
El pabellón de la lluvia brumosa de todos
solo y envuelto en amor
escucha un corazón que podrían volverse blanco después de morir[7]
Un poema que pasa fluye hacia las ruinas
Es en realidad         verdadero
 
Las casas se doblaron  encima y debajo del agua
Este poema es para ti         el infinito
que sueña tu infinitud     brillando intensamente en las cornisas volantes
tu párpado en la lluvia brumosa         tu rostro        línea de labios
un rayo de color dorado en préstamo
Adiós         enterrada en tu propia carne y sangre
forma del jardín         destruido una vez en cada esquina
sacrificado una vez con todo nombre
Contempla que nunca has dejado        la dolorosa belleza de la contemplación
a lo largo de las cornisas        que te acercan al ascender

[1] Se refiere al poema de Xin Qi Ji, poeta de la Dinastía Song.
[2] Se refiere a la pintura del artista chino Shang Yang.
[3] Una famosa ópera china del siglo XVI con una romántica historia de amor que tuvo lugar en el jardín.
[4] Un antiguo instrumento musical chino.
[5] Se refiere a la narración homónima del poeta argentino Jorge Luis Borges.
[6] Se refiere a la ciudad italiana de Verona donde surgió la historia de Romeo y Julieta.
[7] Se refiere al corazón preservado del gran compositor polaco Chopin.

Yang Lian
(Traducción del inglés de Katherine M. Hedeen y Víctor Rodríguez Núñez)








No hay comentarios: