Acantilados
(Garafía)

El rumor de los acantilados
penetraba sobre la danza de la tarde
Sin sosiego un coro milenario
hilaba la elipse del Tiempo
en inundadas miradas
Sobre la brisa
La isla tendía la mano al mar
bajo el centelleo del sol
En trashumancia
La playa era un mosaico
de humeante soledad
Y ya no se escuchaba
la sombra de los pájaros

Luis Ángel Marín



Balada del canto sordomudo

Las paredes sin fondo
y silencios de mirada enloquecida
con nombres aún por llegar. 

El horizonte gris
donde la vida es incapaz
de cantar la plenitud. 

El delirio suele vestirse de blanco
pero son negros los esponsales. 

Nadie comprende el nacimiento
ni nadie da la mano a sus claveles. 

La oscuridad es el único cirio
cuando el hombre se siente abandonado. 

Al abrir la puerta
para no salir más
los dioses miran la impotencia
del Ser. 

Sólo quedan ventanas
donde huir es el epitafio imposible,
la Verdad incorrupta
de los vencidos.
 
* A mi hermano, y a todos los que habitan en un psiquiátrico y tal vez no salgan nunca

Luis Ángel Marín


Génesis

La poesía está por llegar.
El hombre está por llegar.
Todo lo que se ha escrito está por llegar.

La luz golpea las sienes de los cuchillos
atormentada por respuestas sin nombre
en la cárcel donde duermen los aceites.

Desde la oquedad la pureza se persigna
con la fuerza de un relámpago invencible
cada aurora es una maja desnuda
la maja desnuda que cobija
el éxtasis de la primera noche del mundo.

Y la locura ese tio-vivo
que pregunta al oro cuanto dura la muerte
y dónde arriba el mediodía
cuando los dioses cierran las compuertas.

La poesía está por llegar
no es suficiente la experiencia de los espejos
ni el ensueño sostenido entre las torres
el mar sólo es un instante
y el instante el designio quemado por la roca.

El hombre está por llegar
en el horizonte sólo habitan los caballos
el dolor ha perdido la razón
y apenas hay Tiempo ni Espacio
en el acueducto de las sierpes.

Todo lo que se ha escrito está por llegar
el viento gira sobre una página en blanco
la Memoria y el Olvido confunden las miradas
y todo absolutamente todo
es un Génesis con los brazos en cruz.

Luis Ángel Marín



Hay días que no estoy en el Mundo
 me convierto en Poema y desciendo
hasta la última estrella. 

La palabra se hace sombra
 y la sombra un Don Quijote embistiendo
 a los molinos aún por llegar. 

La Soledad no es una clepsidra
con los brazos extendidos
también tiene su llanura
y sus montañas de luz
donde lo arcano semeja una adolescencia. 

iríase que es un tío-vivo
con lenguaje veronal
pulsando los gestos
en la profecía del Silencio. 

Cuando el poeta toca
el santo y seña extiende su mantel. 

En el epicentro de la umbría
hay una señal de la cruz
que da claror a los pasos del delirio.

Y no hace falta salir de la gruta
para encontrar lo desconocido
el Absoluto está en todas partes
ser desnudez de uno mismo
es la metáfora redonda
y el huracán que envuelve la existencia.

Luis Ángel Marín














No hay comentarios: