Energía en Suecia

Esos fueron los días
En que había tanta energía a mi alrededor y dentro de mí
Podía quitármela y volver a ponérmela, como ropas
Que uno ha comprado sólo para un viaje a esquiar
Pero que acaba usando todos los días
Porque todos los días son como un viaje a esquiar
Me parece que así era yo a los veintitrés.

Ver a esas seis chicas en el barco era un viaje a esquiar.
Dijeron Las seis somos de Minneapolis. Eso fue en Estocolmo.
La mezcla del estilo americano y sueco-americano de las chicas era un viaje a esquiar
Aunque por aquella época yo no tuviese ningún motivo en especial para usar toda mi energía en eso
Ahí estaba, era mía, igual que un gigante posee la hegemonía de sus nervios
En caso de ser necesario, o como un pescador con todas sus cañas y anzuelos y carnadas o un académico con todos sus libros
O como un calentador de agua dispone de su gas Sea usado o no, yo tenía toda esa energía.
¿De verdad? ¿Las seis sois de Minneapolis? dije, casi explotando por la presión.
Y sí, respondió una de ellas, la segunda más linda. Vinimos a pasar algunos días. 

He pensado en ese momento cada tanto
Durante ocho o diez años. Me pareció que debería haber hecho algo en ese momento,
Haber usado toda esa energía. Hacer el amor es un modo de usarla, escribir es otro.
Los dos pueden estar sobrevalorados, porque la relación es bastante clara.
Pero probablemente es el destino humano, y no voy a ir contra eso aquí.
A veces están las personas y falta la energía, a veces está la energía y las personas no.
Cuando los dioses conceden ambas cosas, un hombre no debería quejarse.

Kenneth Koch



Estabas vestida

Estabas vestida con tu blusa Edgar Allan Poe de algodón estampado.
En cada uno de los cuadros en que la blusa estaba dividida había un retrato de Edgar Allan Poe.
Tu cabello era rubio y eras graciosa. Me preguntaste: "¿Es que la mayoría de los muchachos creen que casi todas las chicas son malas?"
Sentí el olor de moho de tu cuarto de hotel de la playa en tu cabello sostenido por un sujetador John Greenleaf Whittier.
"No", dije, "son las chicas las que creen que los muchachos son malos".
Después leímos Snowbound juntos
Y dimos vueltas por el desván, tanto que un poco de charol se raspó de mis zapatos George Washington, Padre de su Patria.
La madre se paseaba por el cuarto de estar, con su peine Vals de Strauss en el cabello.
Esperamos un poco y luego nos unimos a ella, sólo para tomar el té en tazas pintadas con retratos de Herman Melville.
Y con ilustraciones de su libro Moby Dick y de su relato Benito Cereno.
El padre entró con su corbata Dick Tracy: "¿Qué tal un trago, todos?"
Yo dije: "Salgo afuera un rato". Entonces fuimos hasta el porche y nos sentamos en una mecedora Abraham Lincoln.
Tú te sentaste sobre los ojos, boca y parte de la barba, y yo sobre las rodillas.
En el patio del otro lado de la calle había un muñeco de nieve sosteniendo la tapa de un tacho de basura aplastado a semejanza del rey inglés loco, Jorge III.

Kenneth Koch



"La política es no la manera en que hombres y mujeres están ahí, la forma en que el océano Atlántico está ahí. A veces he escrito acerca de la política en concreto, me refiero a la política como se entiende en la televisión y en los periódicos."

Kenneth Koch



Perros que ladran en la nieve

¡Perros que ladran en la nieve! ¡El buen tiempo se acerca!
El buen tiempo se acerca a los perros que ladran en la nieve.
Un hombre sólo cambia despacio. Y el invierno aún no ha pasado
Ladren, perros, y llenen los valles
De blanco con sus horribles lamentos.

Kenneth Koch


"Soy un escritor al que le gusta ser influenciado."

Kenneth Koch




"Un día los Nombres estaban apiñados en la calle. Un Adjetivo pasó a su lado con su oscura belleza. Los Nombres quedaron impresionados, conmovidos, transfigurados. Al día siguiente un Verbo llegó en coche y creó la Frase."

Kenneth Koch


Un tren puede ocultar otro

(Cartel en un cruce de vías en Kenia)
En un poema, un verso puede ocultar otro verso,
Como en un cruce, un tren puede ocultar otro tren.
Es decir, si estás esperando para cruzar
Las vías, esperá un segundo, al
Menos, después de que el primer tren haya pasado. Y también
cuando leés
Esperá hasta haber leído el verso siguiente-
Ahí, es seguro seguir leyendo.
En una familia una hermana puede ocultar a otra,
Por eso, cuando la cortejes, es mejor tener todas a la vista
Si no, conociendo a una, podrías enamorarte de la otra.
Un padre o un hermano pueden esconder al hombre,
Si sos una mujer, al que estabas esperando para amar.
Así que siempre delante de una cosa hay otra
Como las palabras delante de los objetos, sentimientos, ideas.
Un deseo puede ocultar otro. Y la reputación de una persona
La reputación de otra. Un perro puede ocultar otro
En el pasto, escapar del primero no quiere decir que estés a salvo;

Kenneth Koch




No hay comentarios: