A La Muerte

Morir sí,
no ser agredidos por la muerte.
Morir persuadidos
de que semejante viaje será el mejor.
Y en el último instante estar alegres
como cuando contamos los minutos
en el reloj de la estación
y cada uno es como un siglo.
Puesto que la muerte es la esposa fiel
que sustituye a la amante traidora
no deseamos recibirla por intrusa,
ni huir con ella.
¡Demasiadas veces partimos
sin despedida!
A punto de cruzar
en un instante el tiempo,
cuando la memoria
nuestra se despierta,
déjanos, oh muerte, decir adiós al mundo,
concédenos todavía una demora.
Que el decisivo paso no sea
precipitado.
Al pensar en la muerte repentina
la sangre se me hiela.
Muerte, no me atraparás,
más anúnciate de lejos
y tómame por amigo
como la última de mis costumbres

Vincenzo Cardarelli



Abril

Cuántas palabras cansadas
Me vienen a la mente
En este día lluvioso de abril
Donde el aire es como nube
que se deshace
o flor que se desflora.
Dentro de un velo de lluvia
Todo está vestido de nuevo.
La húmeda y querida tierra
Me hiere y me disuelve.
Si tus ojos son palúdicos y negros
Como el infierno,
Mi dolor es fresco
Como un arroyo.

Vincenzo Cardarelli


Atardecer en Liguria

Lenta y rosada surge del mar
La tarde de Liguria, perdición
De corazones amantes y de cosas lejanas.
Retrasa a las parejas en los jardines,
Se encienden las ventanas una a una
Como tantos teatros.
Sepulto en la bruma se huele el mar
Las iglesias en la rivera parecen naves
Que están por zarpar.

Vincenzo Cardarelli seudónimo de Nazareno Caldarelli




Deberíamos haber sabido que el amor
quema la vida y hace volar el tiempo.

Vincenzo Cardarelli


"Desde niño me ha encantado la distancia y la soledad. Salir por las puertas de mi país y mirarlo desde fuera, como algo perdido, era uno de mis placeres más habituales. El placer y el terror me llevaron a ciertos lugares ermitaños, sagrados para la muerte, en los que no pensaba, sin embargo, excepto en lo mucho que me impedía ir demasiado lejos en un reino tan terrible. Cuando salí de Porta Clementina, donde comienza el camino hacia el cementerio y las tumbas etruscas, mi fuga solía detenerse unos pasos más adelante. Rara vez llegué hasta esa extraña y deshabitada villa, llamada Villa Tarantola, que ya ve el cementerio y era entonces para mí un sitio misterioso, enigmático, evocando, en su nombre, a las arañas venenosas que dan la danza de San Vito."

Vincenzo Cardarelli



Distendido verano,
estación de los densos climas,
de las grandes mañanas,
de los amaneceres sin ruido
-se despierta uno como en un acuario-,
de los días idénticos, astrales;
estación la menos dolorosa,
de oscurecimientos y de crisis.

Vincenzo Cardarelli


Gaviotas

No sé dónde las gaviotas tienen el nido,
Dónde encuentran paz.
Yo soy como ellas,
En perpetuo vuelo
Rozo la vida
Como ellas el agua para atrapar el alimento.
Y quizás también como ellas amo la quietud.
La gran quietud marina,
Pero mi destino es vivir
Relampagueando en la borrasca.

Vincenzo Cardarelli




"He castigado la vida al vivirla."

Vincenzo Cardarelli


Insomnio

A veces me parece verlo al Sueño
Monstruo enorme, impalpable,
Estarme encima, ya pronto a engullirme,
Y soy su presa en aquel mismo instante.
Qué tremenda y desventurada guerra
Es aquella que yo a menudo
Con él voy llevando.
Con el sueño, digo. Y delirando huyo
De las horas que le pertenecen.
Larva inquieta, durmiente que camina
Y va soñando y estima estar despierto.

Vincenzo Cardarelli


La idea que hacemos de todo
es la razón por la que todo nos decepciona.

Vincenzo Cardarelli



La inspiración para mí es la indiferencia.
Poesía: salud e impasibilidad.
Arte de callar.
Cómo la tragedia es el arte de enmascarar.

Vincenzo Cardarelli



"La poesía también se podría definir: la confianza para hablar con uno mismo."

Vincenzo Cardarelli



Mis días son
fragmentos de varios universos
que no pueden encajar. Mi fatiga es mortal.

Vincenzo Cardarelli



"Nací como extranjero en Maremma, de padre de la región de Marche, y crecí como un exiliado, saboreando con emoción la tristeza temprana y la nostalgia indefinible. No recuerdo a mi familia, ni la casa donde nací, expuesta al mar, en el punto más alto del país, derribada en una noche como por el impacto de un ciclón, cuando tenía apenas dos años..."

Vincenzo Cardarelli


Padres

Yo debo al seno que me ha parido
El temerario amor a la vida
Que tanto me ha traicionado.
Pues nací de una sangre
Bien fervorosa y jovial.
Yo nací de una mujer que cantaba
Y, madre más triunfante que amorosa,
Solía en brazos llevarme con gloria.
Ahora bien, tuve un padre severo
Orgulloso como un santo.
Y fueron estos los dos fuertes adversarios
Que me han engendrado.

Vincenzo Cardarelli



Retrato

Hay una boca esculpida
Un rostro de angelote claro y ambiguo
Una opulenta criatura pálida
Con dientes de perla
De paso ligero
Hay su sonrisa,
Aérea, incierta, flamante,
Como un indecible evento de luz.

Vincenzo Cardarelli












No hay comentarios: